Apps infantiles, ¿están en peligro nuestros hijos?

A propósito del eco que el profesor de la UOC César Córcoles se hizo recientemente de un Estudio de la Universidad de California («Won’t Somebody Think of the Children?» ) sobre las apps infantiles, nos parece oportuno hacer algunas consideraciones.

Y ello porque, como es obvio, los niños suponen el colectivo más vulnerable en cuanto a la privacidad en Internet. A su corta edad, –pocos conocimientos, menos experiencia y comportamiento grupal– se le añade el hecho de que los adultos les proporcionamos una herramienta ­–el móvil­– con tantas virtudes como peligros potenciales.

¿Cuáles son las estadísticas del Estudio?

Para que nos hagamos una idea, el estudio citado asegura que un 19% de las aplicaciones dirigidas al público infantil recaban datos de sus usuarios de manera ilegal. Es decir, recopilan información personal, a menudo a través de terceros, sin cumplir con la normativa.

Los investigadores han examinado el cumplimiento de la COPPA (Children’s Online Privacy Protection Rule), la normativa americana que impone determinados requisitos a los operadores de sitios web o servicios en línea que recogen información personal de niños menores de 13 años. Y la conclusión es que el 57% de las aplicaciones infantiles gratuitas más populares de Estados Unidos vulnera la privacidad de los menores. Un panorama poco alentador.

¿Qué información obtienen?

La información más frecuente que las aplicaciones obtienen de sus usuarios es la ubicación, cuando esta es innecesaria salvo que la aplicación sea de mapas o del tiempo. Esto lo aprovecha el algoritmo publicitario para hacer recomendaciones de productos y servicios cerca del usuario. También es habitual recoger el identificador único, es decir, la cuenta de correo que se ha usado para registrarse en la app. También pueden tener acceso a los contactos, fotos, cámara, micrófono y un largo etcétera. Haz la prueba. ¡Quedaréis estupefactos!

¿Qué se está haciendo para minimizarlo?

Pero no está todo perdido. Señala el profesor Córcoles que «afortunadamente, tanto Google con Android con Apple con IOS se han vuelto más estrictos con los permisos que podemos dar a las aplicaciones. Sin embargo, siguen habiendo vulneraciones importantes. Y, si esto es un problema para un adulto, todavía lo es más para los niños, que deberían tener más protección».

Poco a poco, también, aparecen nuevas normativas para tratar de minimizar el impacto en la privacidad de los menores. Así podemos citar la California Age-Appropriate Design Code Act, la nueva ley que California acaba de aprobar para proteger a los menores.  Obligará a las redes a garantizar la seguridad de los usuarios más jóvenes en materia de algoritmos y publicidad dirigida, entre otros. Las empresas no podrán compartir o vender cualquier información personal que no sea necesaria para el funcionamiento del servicio.

¿Qué dice el RGPD?

Dice que el consentimiento sólo será válido a partir de los 16 años. En España, sin embargo, la LOPDGDD en virtud de la potestad que le otorga el RGPD, se ha fijado la edad en 14 años. En la misma Ley, se plantea promover una ley dirigida específicamente a garantizar los derechos del menor ante el impacto de Internet.

Recomendaciones

La primera y más importante es la supervisión parental. Debemos entender que los niños tienen móvil a partir de los 10 años (o antes). Y que no tienen un teléfono sino un smartphone. Y la diferencia es sustancial porque el smartphone les abre la puerta a un mundo de adultos para el que no están todavía preparados.

Activar los controles parentales, configurar el móvil con las opciones de privacidad adecuadas, revisar los permisos de las aplicaciones, inhabilitar los identificadores son algunos otros que podemos aplicar. Podéis encontrar ayuda a is4k.

Y diálogo. Un diálogo abierto y sincero. Con los niños, con la familia, con los padres de otros niños y con la escuela. No hablar de ello no es una opción.

¡Y como siempre, cuidaos y cuidemos a los más pequeños!

Compartir

PROTEGEMOS TU REPUTACIÓN DIGITAL

¿Qué sabe Internet de ti?

Otros artículos